Diablo III -yo quería que me gustara-

Hace algunas semanas hablaba de la demo de Diablo III que me descargué para la Xbox 360 con el ánimo de probar si el juego sería un buen candidato para perdernos en el local co-op que tanto nos gusta.

Desde hace años, de hecho desde que jugamos el Champions: Return to Arms para la Playstation 2, seguimos las noticias de nuevos juegos de fantasía con la esperanza de que alguien decida sacar otro juego en esa línea para jugar a dobles. Por algún motivo que desconocemos la generación siguiente no ha tenido ningún título ni parecido y no sé yo si la que empieza ahora romperá esa racha o seguirá igual, de momento entre los títulos nuevos no hay nada que se le parezca.

La saga Diablo es tremendamente famosa a estas alturas. El juego original salió al mercado allá por el año 1996 y fue un éxito inmediato. Lamentablemente mi pentium 120MHz no podía con él así que me quedé sin jugarlo pero recuerdo muy bien lo que me impactó la intro por entonces. Aquí un poco de nostalgia:


¡El juego tenía una pinta estupenda!Luego, en 2000 Diablo II se publicó y tuvo una muy buena recepción, vendiendo cuatro millones de copias y además con una buena acogida por parte de la crítica. A éste tampoco pude jugar en su momento más de alguna hora aquí y allí en casa de algún amigo.

wi-diablo3serversdownFuente: WoW InsiderTras ¡once años! esperando por fin Blizzard sacó la tercera entrega al mercado en 2012 (primero para PC y a lo largo de 2013 para PS3 y Xbox 360). No sin ciertos problemillas en el día del lanzamiento, el juego ha vendido más de doce millones de copias y ha recibido buenas críticas. Durante estos dos años tras su lanzamiento no he seguido mucho la pista al juego más allá de leer alguna noticia sobre el sistema de subasta interna.

Teniendo en cuenta que mi experiencia como jugadora de Diablo antes de Diablo III tiende a cero, y que Pablo guardaba un buen recuerdo de sus partidas del II, alquilamos el Diablo III.

La historia

Mmmm, no sé, ¿realmente es importante? Hay que matar a un tipo que se llama Diablo y ocurre algo con una estrella que ha caído en una catedral y salvar a unos y a otros y correr de aquí para allá… Bueno, lo típico de un RPG pero por algún motivo con este juego me daba una pereza tremenda leerme los diálogos o prestar atención a lo que estaban diciendo. Eso sí, recuerdo que había una chica que tenía un poder que no puede controlar (¡Qué original! Me apuesto algo a que al final se sacrifica o alguien la mata).

Lo cierto es que en estos juegos la historia suele ser lo de menos. Generalmente, se trata de una herramienta para conducir al jugador de un escenario o dungeon a otro siguiendo algún tipo de lógica dentro del juego, al fin y al cabo estos juegos son *dungeon crawling *del tipo más básico y tanto el atractivo como la finalidad se encuentra en corretear por mazmorras machacando todo lo que se te ponga por delante, cajas y vasijas incluídas 🙂

Mi problema es que yo soy una jugadora que se lo lee todo y cuando digo todo es TODO. No termino una conversación hasta que no he agotado todos los caminos posibles, hablo con todo PNJ que tenga nombre (ya se sabe que los que no tienen nombre no dicen más que cuatro frases que enseguida te aprendes), me leo todos los libros que haya sueltos por el mundo (Skyrim, te estoy mirando), os hacéis una idea. El hecho de que durante las conversaciones de Diablo III estuviera corriendo alrededor del personaje sin hacer caso pues es muy raro en mí. Esto es algo que no había hecho en otros juegos del estilo como Baldur’s Gate o Champions.

Intento identificar el problema pero no sé si es que simplemente el juego no me estaba enganchando y, por lo tanto, la historia me era completamente indiferente.

Nuestros personajes

Diablo III ofrece cinco clases en su edición básica (la expansión Reaper of Souls añade una sexta, el Cruzado): Bárbaro, Médico Brujo, Mago, Monje y Cazador de Demonios.

Nosotros nos decantamos por el Cazador de Demonios para Pablo, por las ballestas, y el Mago para mí, porque lo probé en la demo y pareció gracioso.

T0<em>wizfMagaT0</em>dhmCazador de demonios – Fuente: Diablo III wikiEl Cazador de Demonios es una clase a medio camino entre los típicos asesinos y los exploradores, con ataques a distancia y muchos truquitos como trampas y bombas. Una peculiaridad es que en lugar de tener un único “maná” para realizar sus ataques, esta clase tiene dos: disciplina, para las habilidades defensivas, y odio, para los ataques y habilidades ofensivas. En cuanto al Mago, pues nada fuera de lo común, muchos ataques de colores brillantes y una escasa selección de armas.

ElectrocuciónElectrocución – Fuente: BlizzardUno de los principales problemas que he detectado jugando con la clase de Mago es la poca cantidad de armas y equipamiento específico para mago que cae o que hay disponible en el juego. Tal vez es que yo tengo mala suerte, pero la cantidad de espadas, arcos, corazas y equipamiento que hay para guerreros es apabullante frente al que hay para magos. Cierto es que un Mago puede equipar una espada, pero le quita cierta gracia, ¿no? En el momento en el que dejamos el juego mi Mago tenía claramente menos poder que el Cazador de Demonios, ya que la cantidad de equipo que influye en las características más útiles para potenciar al Mago en sus ataques (inteligencia fundamentalmente), era más bien escasa. Se supone que el crafting de tu propio equipo puede solventar este problema, pero de nuevo la cantidad de gemas que nos cayeron para mejorar mi equipo fue mucho menor que las que podían ser útiles para el Cazador de Demonios. Aún así la variedad de poderes disponibles y la posibilidad de compaginar bien los del Mago y los del Cazador de Demonios dan para muchos combates divertidos y con muchos colorines.

Desarrollo

Incluso con muchas ganas de que nos gustara el juego y con mucho mono de jugar a algo de este estilo a dobles, nos hemos aburrido. El día de devolver el juego llegó y lo cierto es que ni nos planteamos prolongar el préstamo.

Decir que un juego de este tipo es repetitivo parece como querer quejarse de que es un juego de fantasía, pero es que resulta muy repetitivo. Los escenarios no tienen gran variación, por ejemplo, una vez que estás en el desierto todos los dungeons son exactamente iguales, incluso muchos tienen la misma distribución y la cantidad de tiempo que pasas en la misma zona es enorme. Si mis recuerdos de Baldur’s Gate y Champions son correctos, había una gran variedad de escenarios: dungeons, bosques, cavernas, nieve, montañas, selvas, castillos, etc. En todo el tiempo que hemos invertido en Diablo III hemos visto explanadas, dungeons azules en una catedral iguales a dungeons en un cementerio, dungeons rojos (como los azules pero en rojo), dungeons amarillos en un desierto, alguna caverna y poco más.

dh-008-largeFuente: Blizzardmonk-013-largeFuente: Blizzardbarb-013-largeFuente: BlizzardLa mecánica es la que se puede esperar, abrirse camino hasta el boss de turno a base de muerte y destrucción, pillar todo el loot que se pueda y vuelta a empezar. Bien, pero por algún motivo ha sido soso y hemos acabado con la sensación de que estábamos haciendo lo mismo una y otra vez. Sinceramente aún en el caso de que lo hubiéramos terminado, no veo cuál podría ser para nosotros el aliciente de jugar el juego una y otra vez para poder alcanzar el máximo nivel posible para el personaje. ¿Pasar otra vez por lo mismo?

Por cierto, ¿por qué no hay barriles que explotan en este juego? 🙁

Once años me parecen muchos años para este juego, afortunadamente no es un fiasco como fue el Duke Nukem Forever, pero algunos fans de los anteriores están un poco decepcionados. No es que esto sea algo de la máxima relevancia, ya sabemos que complacer a los fans es una ardua tarea, pero sinceramente, no me explico muy bien en qué se han invertido tantos años. Es más bonito, pero no parece que esté a la altura de los anteriores.

Para los fans que haya por ahí, ¿cómo lo valoráis en relación con ellos? ¿Está a la altura? ¿Creéis que dentro de 10 años se le recordará con tanto cariño como al Diablo II?