You are reading:

Miyajima by ghilbrae

7 min read

Share this post:

Miyajima es uno de esos sitios de los que casi todos hemos visto  alguna vez una foto aunque no lo supiéramos. En Miyajima se encuentra  uno de los torii más famosos de Japón. Los torii son unos arcos  cuadrados de tres secciones que suelen ser entrada a santuarios  sintoístas, aunque la división entre sintoísmo y budismo no es muy clara  en Japón. Como se suele decir, los japoneses nacen y se casan  sintoístas y mueren budistas, haciendo alusión al hecho de que la mayor  parte de las celebraciones que tienen relación con la vida llevan  asociados ritos sintoístas y las que tienen que ver con la muerte, ritos  budistas. El torii de Miyajima, O-Torii, se encuentra en el mar y  cuando la marea está alta está en parte sumergido, de aquí la típica  foto. Este torii marca la entrada a la isla  de Miyajima como lugar sagrado, de hecho, la traducción de Miyajima  sería algo así como isla santuario. Parece ser que en un principio la  isla era tan sagrada que no se permitía la entrada a los pebleyos.  O-torii es entrada al templo sitoísta de Itsukushima, que se levanta  casi en la orilla, de forma que durante la marea alta también está  rodeado de agua por todas partes. Es realmente bonito.

O torii en Miyajima

Tras la introducción del budismo y su mezcla con el sintoísmo local,  aparecieron también templos budistas en la isla, especialmente después  de que Kukai o Kobo Daishi, un monje budista fundador de la secta  Shingon, se retirase a orar durante cien días en el monte Misen, en el  centro de la isla.

La isla posee muchos sitios para visitar además de tener un entorno  natural encantador y un montón de ciervos pedigüeños a la caza del  turista. Nosotros decidimos que merecía la pena quedarse a pasar la  noche y así poder disfrutar la isla cuando la mayor parte de los  turistas se han ido. El alojamiento no es nada barato, pero encontramos  un sitio libre con un precio bastante aceptable, con una habitación de  dos alturas cómoda y que daba a un bosquecillo. Empezamos yendo a  O-torii y como la marea estaba baja, pudimos acercarnos y verlo de  cerca. El torii actual es el octavo desde que se construyó el primero,  está hecho de madera y claramente el mar le pasa factura de vez en  cuando. Lo cierto es que yo me lo imaginaba más grande, pero he de  reconocer que una vez que estás allí es muy impresionante, especialmente  si se ve cuando la marea está alta. Tras ver la ‘puerta’ fuimos al  santuario de Itsukushima. El santuario original fue construído hacia  mediados del siglo VI, sin embargo, fue remodelado en 1168 y obtuvo su  forma actual. No es que la visita sea muy larga, pero es un lugar que  merece muchísimo la pena ver y, además, nos encontramos con que se  celebraba una boda tradicional :). Por la noche, mientras paseábamos  también nos encontramos con un evento: una representación de teatro Noh.  No es que pudiéramos ver mucho, ya que no teníamos entradas, pero fue  curioso espiar algo de lo que estaba pasando.

Templo Itsukushima

Desde luego es un entorno incomparable para asistir a cualquier  representación, aunque dudo mucho de que nosotros pudiéramos aguantar  algo más de media hora de representación sin entender nada de nada de lo  que está ocurriendo. Es un arte bastante especial y no apta para todos  los paladares. [Nota de Pablo: un paseo nocturno, sin apenas encontrarte  con nadie, con una suave brisa marina, el O-torii ilumado al fondo,  decenas de linternas en pilares de piedra y lo único que rompe el  silencio es un cántico japonés de fondo proveniente del escenario Noh  dentro de Itsukushima. Si a eso le sumas la sensación de victoria por  haber conquistado el Monte Isen horas antes, la sensación general es de  placidez absoluta]

Insisto en que hay mucho que ver en Miyajima y desde luego no  teníamos tiempo de verlo todo ni ganas de ir corriendo de un sitio a  otro a toda prisa para verlo. De todas formas, en la oficina de turismo  te proporcionan un práctico plano y una serie de recorridos dependiendo  de las horas que tengas planeado estar. Tras Itsukusima, fuimos a otro  santuario, esta vez budista, llamado Senjokaku. Fue mandado construir  por Hideyoshi Toyotomi, del que ya hablé en la visita a Osaka, para que  se cantaran sutras por las almas de los muertos en la guerra. Por lo  visto está sin terminar, aunque éste es un hecho que pasa desapercibido  para los no expertos en estas construcciones, como nosotros. Junto al  santuario se encuentra la Pagoda de los Cinco Pisos, que al igual que  Senjokaku, pertenece al santuario de Itsukushima. Las pagodas en general  son muy bonitas y todos eso, pero nunca se puede entrar y yo demando  ver lo que hay dentro! Te llenan hojas diciéndote lo estupendas y  exquisitas que son, lo maravilloso de sus columnas y lo super mega guays  que son para no dejarte entrar. Siempre están cerradas a cal y canto.  Igual son sagradas o algo, la verdad es que no lo sé pero al menos  podrían poner unas fotillos…

Pagoda en Mijayima

Después de comer ocurrió la desgracia. En la cima del Monte Misen hay  observatorio y un templo en el que se supone que una llama que arde fue  encendida por el mencionado Kobo Daishi hace 1200 años… Para llegar a  la cima hay varias opciones. Existen diversas rutas con salida desde  diferentes templos o parques de Miyajima y hay un teleférico. Yo propuse  que subiéramos en teleférico y bajáramos por alguna de las rutas,  concretamente por la que terminaba en un parque muy bonito llamado  Momijidani-koen. Pero parece ser que bajar no era suficiente ejercicio y  Pablo insistió en que lo hiciéramos al revés. ERROOOOOR.

Subida al monte Isen en Mijayima

(la foto es de antes de darnos cuenta del error)

Tras una subida de escalones interminables, en la que acabas de los  árboles hasta el gorro, sudando como un pollo, pensando que es una  pérdida de tiempo hacer un camino tan chungo de subida cuando estará  exactamente igual para bajar, bajar! Llegas al sitio donde te hubiera  dejado el teleférico y todavía te queda una subida de unos veinte  minutos más ;_; En fin, que el templo lo vimos de reojillo mientras nos  bebíamos una botella de agua y seguimos subiendo. El observatorio es una  estructura de metal que debió ver tiempos mejores hace treinta años, en  cualquier caso, si el cansancio no te nubla la vista, es un lugar  magnífico para ver toda la isla, el Mar Interior y las islas aledañas.  Merece muchísimo la pena subir, pero en teleférico.

Mirador del monte Isen en Mijayima, se ve el mar interior

En fin, que aquí no terminaron mis desventuras. Poco después de  llegar al observatorio empezamos a oír un anuncio que no se entendía muy  bien. Eran las cinco algo pasadillas y yo, algo caústica a estas  alturas, manifesté que sería gracioso que fuera un aviso de último viaje  en el teleférico, especialmente si pensamos que estaba a unos veinte  minutos de distancia, ejem. A las cinco y diez pasadas, después de la  sesión de fotos, salimos disparados y doloridos hacia el teleférico. A  medida que avanzábamos se hacía más claro el mensaje: ultimo viaje a las  cinco y media. Pánico! Bajamos, bajamos y ¡horror! otra subidita. Al  fin conseguimos llegar a la estación y encontrar la puerta de entrada.  En una máquina en la que se sacaban los billetes había dos alemanes que  no conseguían entenderse con ella y no sé qué pasó pero se colgó. En  fin, que los cuatro fuimos a donde estaba la ‘puerta de embarque’ y le  explicamos que no funcionaba, eran casi las cinco y media. El hombre,  después de subir y bajar bastante apresurado, nos cogió el dinero y nos  dejó pasar. Uf!

Cuando llegamos abajo prácticamente había oscurecido y era un buen  momento para volver a O-torii para hacer fotos con otra luz y marea  alta. Siempre las fotos. En fin, que cansados y necesitados de una  duchita, nos fuimos a hacer las fotos. Hay que reconocer que el  escenario era inmejorable, con el torii iluminado, el anochecer, el mar…  y sin turistas en medio 🙂

Lo bueno de que los turistas se vayan por la tarde/noche es que el  sitio se queda muy tranquilo, lo malo es que lo cierran todo. Supongo  que ésta es una de las razones por las que muchos hoteles y ryokans  (alojamientos tradicionales) ofrezcan paquetes con cena. Nosotros no lo  habíamos cogido así que teníamos dos opciones: un restaurante de  okonomiyaki que cierra a las siete o un restaurante con comida de más  tipos que cierra a las diez y media. Por los posts anteriores, se puede  entender que el okonomiyaki estaba descartado, así que fuimos al otro.  Cenamos bastante bien y bebimos un sake muy rico.

Después de cenar nos dimos un paseo nocturno (a las ocho y media ya era de noche) y volvimos al hotel a descansar.

Quisimos aprovechar la mañana para dar otro paseíto y visitar otro de  los sitios importantes, el templo de Daisho-in. Este templo también  está relacionado con el monje más famoso de la isla y tiene numerosos  edificios y recovecos o grutas. Por todas partes aparecen figuras de  piedra de monjes rechonchos un poco al estilo de los enanitos del  jardin.

Figuras de budas en el conjunto de templos Daisho-in, Miyajima

También hay un par de mandalas de arena hechos por monjes tibetanos.  He de decir que personalmente, y a pesar de que están muy relacionados,  me gustan más los santuarios sintoístas. En general, los budistas son  más oscuros, no así austeros, ya que están llenos de representaciones de  Buda doradas y de adornos de todo tipo, pero los sintoístas,  normalmente pintados de rojo, con espacios abiertos entre estancias y  loas sacerdotes de blanco y azul, ellos, o rojo y blanco, ellas, dan un  aspecto más ligero y menos ominoso a todo el conjunto. Eso sí, en todos  ellos hay la tienda de amuletos de rigor y los indispensables  dispensadores de las predicciones de fortuna.

Con esta visita terminó nuestro tiempo en Miyajima y regresamos a la cuidad de Hiroshima.

Previous Post
Onomichi
diacritica

Comments?

We'd like to hear you.

Suggested Authors

Suggested Tags

No results.

Searching