El arquero en el rol fantástico-medieval (parte II)

Previa

*En la primavera de este año Jorge Coto “Tiberio” nos pidió a Angela y a mí un artículo que tratara la arquería desde una perspectiva del jugador de rol y el artículo del que hoy traemos la primera parte se publicó en el número 6 de la revista Crítico en la sección “El rincón de los expertos”. Dado que teníamos la posibilidad de publicarlo nosotros al cabo de un tiempo, aquí lo dejamos, la segunda parte sobre el combate y habilidades con arcos. La primera parte que cubre la historia, los tipos de arcos y flechas y su fabricación puede leerse aquí.
*

Combate con arcos

El combate con arcos (y podemos incluir la caza) es un tema que suscita cierta polémica. Buscando a veces ser más puristas que ninguno llegamos a “pasarnos de frenada” y a negar hechos que forman parte de nuestra historia o de lo que podría ser perfectamente plausible.

Para empezar, se nos ocurre que podemos pensar en tres tipos de uso de un arco si atendemos al tiempo de preparación que nos permite (o exige) la situación en la que nos encontramos:

  • Caza al acecho/rececho o modo “francotirador”: en esta situación el arquero está inmóvil y silencioso en algún punto que le proporciona una ventaja táctica clara pero al mismo tiempo dispone de un solo intento para acabar con su objetivo. La distancia del objetivo no puede ser ni muy corta (el objetivo oye el propio arco tensarse o destensarse y escapa antes de que la flecha salga del arco) ni muy larga (el sonido de la flecha volando viaja más rápido que la flecha y alerta al objetivo que sólo tiene que moverse para esquivar la flecha). Una distancia de entre 30 y 40 metros puede funcionar bien en estos casos. Arcos pequeños por su maniobrabilidad, recurvos para obtener un extra de rendimiento y potencias de 40 a 50 libras pueden funcionar bien. Fuente: www.carlsguides.comFuente: www.carlsguides.com
  • Combate cercano al cuerpo a cuerpo: en esta típica situación que se da en muchas partidas se abusa de la simplificación para considerar al que porta el arco como un atacante más que simplemente tiene un arma con una tirada al ataque o al daño diferente. No hay nada de malo en simplificar pero la asimetría de un combate de tipo melé o a distancia y lo que ello supone en la dinámica de un combate proporciona muchísimos matices que pueden hacer más interesante la participación de arqueros. ¿Cómo de efectivo es un arco en estas circunstancias? Lo es mucho al comienzo, cuando el enfrentamiento aún no se ha producido o el grueso de él se encuentra al menos a 20 metros del arquero. A menos de 20 metros, la sensación que tiene el arquero es que cualquier enemigo está “encima de él”. 20 metros es la distancia de seguridad para poder lanzar el arco hacia atrás y desenvainar una espada corta, un cuchillo o un hacha (armas de combate cuerpo a cuerpo habitualmente usados por arqueros para la melé o rematar a heridos de flechas). Para que un arquero pueda mantenerse más allá de esa distancia de seguridad lo mejor es que se encuentre en un punto de ventaja táctica casi inaccesible por los enemigos (un árbol, tras una rocas o en casos de gran habilidad, montado en un caballo que embiste en oleadas) o, si ello no es posible, un grupo de compañeros suficientemente grande para protegerlo de cualquier acercamiento enemigo. Hay que tener en cuenta que en un combate cuerpo a cuerpo se considera al arquero un objetivo prioritario a matar por la amenaza impune que representa. Por tanto, un arquero atrae la atención de los enemigos rápidamente. Arcos pequeños o grandes, recurvos o rectos y de potencias entre 40 y 70 libras pueden funcionar bien. Lo que no se debe hacer - Fuente: Sam Liu y CoranKizerStoneLo que no se debe hacer – Fuente: Sam Liu y
    CoranKizerStone
  • Combate en ejércitos: aquí nos encontramos con una modalidad en donde la flecha individual es menos importante y predomina la cantidad sobre la calidad. El arquero se encontraría aquí como la primera línea de ataque junto a cientos o miles de otros arqueros, todos ellos dirigidos por expertos arqueros que darían órdenes precisas para tensar, apuntar y soltar a enemigos en formación relativamente compacta a distancias de entre 60 y 200 metros. El arquero sigue teniendo que apuntar y es bueno que así se haga porque siempre se consigue un mejor resultado pero la lluvia de flechas persigue no sólo impactar en los objetivos (o sus monturas) sino también de infundir el terror y facilitar la dispersión de las filas de la formación, error gravísimo en cualquier batalla. Arcos grandes, recurvos o rectos y de potencias de 70 a 120 libras pueden funcionar bien. Fotograma de The Hollow CrownFotograma de The Hollow Crown

¿Qué errores se cometen en las tablas de armas de ataque a distancia que incluyen arcos? La lista es larga pero podemos categorizar estos errores en cinco tipos.

  • El tamaño como referencia de potencia o daño. Un arco corto podría ser más potente que un arco largo, el tamaño no afecta tanto como el diseño o los materiales.
  • El peso de los arcos. Suele estar exagerado. Por supuesto que hay arcos que pueden pesar 4 kilos pero no es necesario. Los diseños eficientes tienden a poner la masa estrictamente necesaria para almacenar la energía potencial requerida a cambio de una recuperación en la suelta rápida y aerodinámica. Un arco perfectamente válido para cazar o matar puede pesar desde 1 kilo hasta 3 kilos.
  • Asociar el daño a la flecha, no al arco. Aunque la flecha es relevante para calcular el daño (¿tiene la punta adecuada para atravesar la armadura?) y en algunos casos la flecha es la protagonista (una flecha incendiaria), lo cierto es que la flecha es una transmisora de la fuerza de un arco determinado. La misma flecha en distinto arco provocará un daño diferente. Puntas de Flecha - Fuente Traditional BowsPuntas de Flecha – Fuente Traditional Bows
  • El daño que hace un arco. ¿Puede matar un arco de una sola flecha a un humano normal? La respuesta es que sí, sin duda. Si no instantáneamente, sí en segundos o en minutos agonizantes. El problema es que depende mucho de dónde impacte la flecha y eso no suelen reflejarlo las tablas. Uno podría decir que ese “depende” se comparte con todas las otras armas, incluidas las de cuerpo a cuerpo, y es cierto, pero si el arco te permite apuntar, no sólo debería facilitarse la tirada de ataque (mayor probabilidad de acierto) sino también la de daño. Una sugerencia sería que si el arquero pudo apuntar y beneficiarse de un bonus a su tirada de ataque, pueda ver cómo el daño que inflige se encuentra en el tercio superior del valor de referencia (1d8 -> 6, 7, 8, por ejemplo) ya que se supone que pretende impactar en órganos vitales, el cuello o la cabeza.
  • Las distancias de efectividad de los arcos. Típicamente se usan rangos de distancias “óptimas” y luego otras “posibles” pero a las que normalmente se le aplican penalizadores. Este error se suele combinar con el primero, el de los tamaños, así que se multiplican las inexactitudes. Como hemos comentado antes, las distancias dependen del arco y su propósito pero entre 20 metros y 40 metros cualquier arco que no sea un arco de batalla tendrá una fuerza suficiente para que la flecha haga mucho daño. A partir de 40 metros, con el mismo diseño de arco, se buscará mayor potencia (vinculado normalmente con la velocidad a la que salen disparadas las flechas). Es decir, que un arco fabricado expresamente para un arquero que quiere poder llegar a 70 metros con su flecha, simplemente lo tendrá que pedir así al fabricante. El problema nunca será el daño de la flecha (el mismo 1d8) sino la dificultad creciente para atinar. Una distancia máxima para un arquero experimentado que quiere impactar en un círculo de 10 cm de diámetro (el corazón) rondará los 50 metros.

Habilidades con arcos

Dejamos para el final un tema que genera cierta controversia. ¿Qué se necesita para ser un arquero casi infalible? ¿qué se puede llegar a hacer con un arco y una flecha? ¿a qué velocidad puede disparar un arquero con relativa seguridad de impactar en varios objetivos que se acercan?

Empecemos por reconocer que la mecánica del arco es relativamente compleja. Además, los materiales (madera, tendones, lino) tienen imperfecciones y se deterioran con el uso. Por último, pequeños errores en la técnica de tiro pueden dar resultados desastrosos (errar completamente o incluso herir a un compañero).

Hay que entrenar mucho - Fuente: natgeofound.tumblr.comHay que entrenar mucho – Fuente: natgeofound.tumblr.comEsto significa que una persona que coge un arco y flechas por primera vez y pretende usarlo lo único que va a conseguir es lesionarse y provocar accidentes. Se requiere de acceso a un buen maestro que domine una técnica de tiro y muchísimas horas de entrenamiento hasta realizar todos los pasos con naturalidad y precisión. No hay arqueros “que tiran un mes sí y otro no o muy de vez en cuando”. Los músculos que se emplean en arquería requieren tonificación constante y la técnica de tiro puede llegar a olvidarse. Por tanto, un arquero que quiera tener un nivel de precisión tal que pueda acertar la mayor parte de las veces a una cabeza humana a 30 ó 40 metros deberá practicar varias horas a la semana durante más de dos años en un proceso que es difícilmente atajable ya que la obtención de un tiro instintivo o semiinstintivo requiere tiempo para “programar” el cerebro una vez que los músculos ya están desarrollados. A partir de ese momento el arco no puede dejarse aparcado y retomarse en el futuro sin sufrir las consecuencias. Por tanto, es muy probable que un arquero será típicamente primero arquero y luego hábil con otras armas.

Con un arco y una flecha se pueden realizar proezas casi increíbles. Algunos trucos espectaculares como impactar en una moneda al vuelo a 10 metros de distancia se consiguen practicando ese truco en concreto cientos de veces pero otros resultados más útiles como abatir a blancos móviles acercándose al arquero pueden obtenerse sin tanta parafernalia circense siempre que la distancia de seguridad (física y mental) no se sobrepase. El límite de varios disparos suele estar en la velocidad del arquero. Si tomamos la velocidad de tiro como la comprendida entre un arco recién disparado, tomar una flecha, colocarla, tensar la cuerda, apuntar y soltar, el número de segundos mínimo para poder impactar en una zona de 10 o 20 cm de diámetro a 20 metros no suele bajar de 8 segundos pero un gran entrenamiento y técnica puede llegar a bajarlo a 6 segundos y mantener este ritmo durante 1 o 2 minutos, no más sin antes parar a descansar, de lo contrario la precisión se resentirá enormemente.

Así, volviendo a un combate en donde a un único arquero experimentado se le acercan a buen paso tres enemigos, éste podría abatirlos sin excesivos problemas si comienzan el acercamiento a 55 metros y avanzan a 2 metros por segundo (en 18 segundos avanzan 36 metros) aunque lo más probable es que tras las dos primeras flechas, el arquero tirara el arco y sacara un hacha o un cuchillo largo para enfrentarse al tercero.

Tiro con arco a caballo - Fuente: http://japan.digitaldj-network.comTiro con arco a caballo – Fuente: http://japan.digitaldj-network.comPor último, disparar a blancos en movimiento es complejo y requiere preparación especial pero no es en absoluto descabellado entrenar la técnica para predecir la posición de un objeto (animal, un enemigo) a hasta un segundo en el futuro cuando se conoce la balística del arco y flechas que uno emplea constantemente. Por otro lado, si lo que se mueve es uno mismo a lomos de una montura, la complejidad aumentará enormemente ya que requiere un entrenamiento especializado que puede durar años hasta resultar efectivo (y, de nuevo, arcos fabricados con ese propósito).

Comentarios finales

Confiamos en haber ayudado a dar algo de contexto a esta disciplina de caza y combate que tanto se suele emplear en juegos de rol o tácticos recurriendo a medias verdades o simplificaciones innecesarias. Nosotros somos de la opinión de que incluso conociendo en detalle los aspectos simulacionistas del tiro con arco no estamos obligados a seguirlos. En nuestro caso, tenemos tendencia a jugar en un tono ligeramente heroico en donde contravenimos parte del conocimiento de que disponemos como aficionados al tiro con arco instintivo tradicional en favor de una experiencia lúdica más a nuestro gusto. Eso no quita que aprovechemos para pensar como realmente lo haría un arquero y rolear mucho mejor a este tipo de personajes.

Ah, un último dato. Nunca nunca un arquero golpeará con su arco como un palo salvo que quiera romperlo o dejarlo inservible.