You are reading:

El Bierzo: Villafranca del Bierzo y la puesta de sol by ghilbrae

6 min read

Share this post:

¡Qué triste es llegar al último día de las vacaciones! Y que sea lunes ni te cuento...

Para el lunes que marcaba el último día completo en El Bierzo no habíamos hecho un plan concreto, teníamos la idea de hacer un picnic por la tarde y meriendo-cenar pero nada más. Tras levantarnos con tranquilidad, decidimos sobre la marcha ir a Villafranca del Bierzo, aún sabiendo que siendo lunes era más que probable que todo estuviera cerrado.

LLegamos a Villafranca cerca de las 12 y, como nos temíamos, en la Oficina de Turismo nos confirmaron que todos los monumentos de la villa están cerrados los lunes. Nos recomendaron un paseo que nos llevaría por los edificios y calles más relevantes y que duraría alrededor de una hora y media.

Nos echamos a andar hacia la Colegiata de Santa María, que se encuentra en frente de la Oficina de Turismo. Lamentablemente no sólo estaba cerrada, sino que además está en obras, así que aunque pudimos apreciar el exterior del edificio del gótico tardío. A continuación seguimos para atravesar un puente medieval y llegar a un punto más alto desde el que hay una buena panorámica de toda la villa. Bajando de este punto elevado hemos tomado la Calle del Agua, por la que discurre el Camino de Santiago y que está jalonada por casas con escudos nobiliarios en sus fachadas y palacetes.

casa_calle_del_agua
Un ejemplo de casa ruinosa con flamante escudo

casa_calle_del_agua02
Un ejemplo de casa restaurada, con su escudo en la esquina

La calle es pintoresca y muy agradable, especialmente con la poca gente que hay ahora, el mayor problema que hemos visto es que hay muchos edificios muy bonitos que están abandonados y cayéndose a pedazos :(

[Nota de Pablo]: la Calle del Agua tiene casas realmente antiguas y variadas pero es cierto que algunas están en estado ruinoso. Se me hace difícil imaginar cómo recuperar todo ese patrimonio. De hecho, especulábamos con qué poder tienen los ayuntamientos o la Junta para expropiar llegado a ciertos límites.

Siguiendo la Calle del Agua llegamos al Castillo de Villafranca, del s. XVI y de propiedad privada, con lo que no se puede visitar en ningún caso. Aún así, por fuera supone una parada interesante porque tiene un aspecto a medio camino entre palacio y fortaleza con unos torreones bastante peculiares.

[Nota de Pablo]: el palacio-castillo-fortaleza está restaurado por dentro en una zona habitada por los dueños y luego se intuye desde fuera que una gran porción está, no abandonada pero sí con la rehabilitación muy pospuesta.

palacio_villafrancabierzo
Fachada principal del palacio, se puede apreciar la diferencia de restauración en el muro

Del castillo se llega en un momento a la Iglesia de Santiago, del s. XII, que cuenta con una portada magnífica con muchísimos detalles. Una peculiaridad de esta iglesia es que es el único sitio en el un peregrino puede ganar el jubileo si no puede llegar a Santiago de Compostela por alguna enfermedad.

[Nota de Pablo]: nosotros nos ganamos un minijubileo al hacerles unas fotos a una pareja catalana que parecía estar haciendo el camino. Les hice posar de diferentes formas y para diferentes ángulo. Sus expresiones de alegría al repasar las fotos se escuchaban aún cuando nos habíamos alejado 50 metros.

iglesia_santiago
Detalle de la arquivolta más florida

La última parada antes de la comida ha sido la Iglesia de San Francisco, que data del s. XV aunque tiene una portada románica de la iglesia que se levantaba antes de ella.

iglesia_san_francisco
Iglesia de San Francisco

En este punto nos acercábamos a la hora y media que nos habían predicho en la Oficina de Turismo y a nuestra hora de comer. Muy a gusto en la mesa de un restaurante aledaño a la Plaza Mayor hemos comido la mar de bien.

[Nota de Pablo]: Estábamos a escasos metros de la entrada al ayuntamiento y podíamos ver toda la colección de carteles y avisos sobre la COVID. El camarero, canario de padre berciano y madre canaria, comentaba que con el turismo nacional no habían sufrido tanto como habían temido en agosto. Y eso que el Camino de Santiago se ha quedado en nada estos meses.

A pesar del hecho de no poder ver nada por dentro, nos ha gustado la visita y nos ha parecido que Villafranca del Bierzo es una villa muy agradable y bonita. Nuestra mayor pena han sido los edificios en mal estado. Una visita muy recomendable si se está por la zona.

plazavillafranca
Este edificio, una herencia sin resolver, en la Plaza Mayor es un ejemplo extremo de lo que queremos comentar...

Por la tarde preparamos nuestro picnic y salimos un poco antes de las 19 hacia el cercano pueblo de Librán en el que hay un merendero cerca del río Primout. Nuestra idea era ir a una cascada cercana a la que se llega por un camino que sale del merendero, pero unos amables lugareños nos han recomendado que no lo hiciéramos porque nos arriesgábamos a quedarnos sin luz rápidamente. Con esta indicación pensamos que igual quedarnos en el merendero era lo más sensato, así que sin darle muchas más vueltas hemos salido del coche y hemos hecho una pequeña exploración de los alrededores del lugar. Pero se mascaba la tragedia... Sí, amigos, entre el río, los castaños y las trémulas sombras de la tarde acechaba un mal para el que no estábamos preparados y que se avalanzó sobre nosotros sin piedad. Corrimos, agitamos los brazos, sacudimos las cabezas, y no fuimos capaces de vencerlo.

flies
Recreación fidedigna de nuestro trance

Reconociendo nuestra derrota corrimos al coche y nos refugiamos en él mientras el mal seguía vigilando y acechando en el exterior.

Mientras en el interior del coche...

Pablo: ¡Tenemos que alejarnos del agua!
Yo: Vayamos al mirador del otro día, que tiene que estar cerca y seguro que estamos a salvo.

brilliant

Pues eso, que hemos cogido el coche hasta el mirador de Las Portillas, al que habíamos llegado caminando el viernes, y allí nos hemos montado nuestro picnic, sin río, sin agua, sin el MAL, pero con unas vistas fantásticas.

Libran_Mirador_Las_Portillas
Librán y el precioso entorno desde el Mirador de Las Portillas

Para dar un final poético a nuestra estancia en El Bierzo hemos distrutado del Sol poniéndose detrás de las montañas.

angela_mirador
El gatobús nos llevó hasta allí

[Nota de Pablo]: el plan B ha resultado ser maravilloso. Con nuestra empanada de carne de la panadería Rufino, tomates de la huerta de nuestra casera y unas manzanas dulcérrimas nos hemos embriagado de vistas. Ha sido una forma perfecta para absorber Bierzo en estado puro.

Mañana ya nos volvemos a Madrid, hemos quedado a comer en Ponferrada con los arqueros que hemos conocido por aquí, pero éste es efectivamente el último post de estas vacaciones. Ha sido un viaje relajado y agradable. Esta zona tiene muchos rincones para explorar y está relativamente aislada. Asumimos que las peculiaridades de este año han contribuído a que todo esté más tranquilo de lo normal, pero nosotros lo hemos aprovechado y nos vamos satisfechos con nuestra elección.

[Nota de Pablo]: El viaje al Bierzo ha sido un éxito. Hemos tenido buenas raciones de ruinas, cultura, arqueología, tiro con arco, naturaleza, gastronomía, rutas y relax. Ha sido un primer encuentro y seguramente volveremos en unos años a repetir en algunos lugares y a estrenar otros...

No more posts available
Seems like you reached the end.

Comments?

We'd like to hear you.

Suggested Authors

Suggested Tags

No results.

Searching