Estocolmo - Fin de semana primaveral

Aprovechando un viaje de trabajo, hemos pasado el fin de semana en Estocolmo. Lo que se traduce en andar un montón y planificar todas las horas del día. Bueno, no tanto, pero casi.

lakes

El jueves por la tarde nos encontramos en la estación Central de Estocolmo y nos fuimos al Airbnb que habíamos elegido, una casa en un barrio boscoso a las afueras de Estocolmo. El dueño era un señor, posiblemente jubilado, con una casa de madera la mar de maja y acogedora, aunque su "despacho" era una leonera de cuidado. Como llegamos un poco pronto nos sugirió que nos diéramos un paseo por la zona mientras terminaba de preparar la cama y las toallas. Como he dicho, la casa estaba en una especie de barrio boscoso al lado de una zona que creí entender que es una especie de reserva natural con un conjunto de lagos y caminos. Como hacía buena tarde caminamos hasta el lago más cercano, algo así como media hora escasa y nos cruzamos con un buen montón de lugareños haciendo deporte, paseando, y disfrutando de la zona. No está mal tener algo así a la puerta de casa y a 20 minutos en metro del centro de la ciudad.

De lo que nos hemos dado cuenta es de que los suecos, al menos los de Estocolmo, están muy motivados con el tema del deporte y lo "eco", imagino que eso tendrá algo que ver con el hecho de que no hayamos visto casi nadie con claros problemas de sobrepeso, algo en lo que nos fijamos mucho después de nuestros viajes por USA.

Tras soltar los bultos en la habitación nos fuimos de paseo al barrio de Gamla Stan, que viene a ser el casco antiguo con callejuelas estrechas y serpenteantes y en el que está el Palacio Real, que no vimos más que por fuera. Cenamos bien pero con un precio de tiritar en un sitio muy majo en el que tenían una buena carta de cervezas, por eso lo elegimos, y con los estómagos llenos nos fuimos de vuelta a casa.

El viernes decidimos que fuera el día de los museos, empezamos por el Museo Vasa, enteramente dedicado al Vasa, un barco que en el s. XVII se hundió apenas recién botado. Es lo que pasa cuando el jefe de proyecto no tiene ni idea, en este caso el rey, que quería un barco muy grande con muchos canoñes para fardar delante de su primo el rey de Polonia con el que andaba peleado por aquello de que el polaco era el legítimo heredero de la corona Sueca, pasa en todos las familias.

GHIL7844_modified

Como bien sabemos todos no hay peor jefe que uno que manda mucho pero ni tiene idea de lo que hace ni se deja aconsejar por los que saben...

El museo nos recordó bastante en su planteamiento y disposición al del Mary Rose en Portsmouth. Con el barco ocupando gran parte del edificio y la exposición dispuesta en pisos abiertos al mismo en uno de los laterales. La exposición recoge igualmente objetos personales y atisbos de las personas a las que podrían haber pertenecido, así como a sus restos. Señalan por ejemplo, los restos de dos mujeres hallados a bordo, probablemente familiares de la tripulación. Por lo visto en la época era común que las familias de la tripulación viajaran en los barcos con la excepción de los momentos en los que el barco fuera a entrar en combate.

Tras una comida ligera en un sitio muy "eco" en medio de un parque enorme, nos fuimos al siguiente museo, el Historiska Museet. El museo no es enorme pero hace un recorrido por la historia de Suecia, como no queríamos pasarnos la tarde bajo techo nos dedicamos exclusivamente a la planta inferior que cubre la prehistoria desde hace unos 10000 años hasta el fin de la época vikinga. Siendo la segunda planta un recorrido desde el año mil hasta la actualidad. La exhibición está bastante bien planteada, los expositores no están llenos de artefactos que no te va a dar tiempo a ver, sino que se centran, en cada sala en la historia de una persona y cómo podría haber sido su vida en base a los objetos encontrados en enterramientos, vestimenta, etc. Intenta dar una visión de su mundo, en todo lo que se puede saber con lo que se tiene y lo pone en contexto de la época destacando, por ejemplo, las influencias de otras culturas de la época en los habitantes de la región. Lo interesante de este periodo, es que difiere más de lo que conocemos del mismo periodo en la Península Ibérica y dar un mejor contexto a lo que ocurría en el norte de Europa generalmente proporciona una visión más novedosa.

Como no podía ser de otra forma localizamos el único arco en toda la exposición y Pablo le hizo un reportaje fotográfico.

GHIL7875_modified

En ambos museos nos quedamos gratamente sorprendidos porque tienen claramente escrito la importancia de cómo se cuenta la historia y de quiénes son los personajes de los que se habla en ella. Sin muchos rodeos escriben en el museo Vasa que durante los siglos XIX y XX los historiadores se han centrado en la historia de los hombres ignorando por completo la de las mujeres no siendo un problema la falta de fuentes sino la de interés de los historiadores. Similarmente, en el museo de historia se hace hincapié en contar la historia de hombres y mujeres y se nos recuerda que la historia se ha usado con fines propagandísticos, bélicos y nacionalistas, entre otros, para ajustarse a la agenda de aquellos en el poder. Como se puede esperar, me quedé petrificada al ver estas dos declaraciones en los museos.

GHIL7865_modified

El sábado decidimos dejar un poco la ciudad e ir a una de las islas del archipiélago que es Vaxholm. Nos hubiera gustado ir a Bjorko, pero entre la lejanía y que casi todo lo interesante no abre hasta más adelante, nos decidimos por Vaxholm. El viaje en ferry de una hora ya mereció la pena para ver las islas de diversos tamaños que salpican toda la costa y fue especialmente agradable el de vuelta en el que el tiempo y el solecito nos permitieron hacerlo en la cubierta para poder apreciar mejor el paisaje.

El pueblito tiene una zona muy mona de casitas de colores que tiene que ser un muermo tremendo en invierno. En primavera está bien y se ven ya muchos turistas de fin de semana. Imagino que en verano tienen que estar muy movidas, cuando además de mejor temperatura, la fortaleza de la isla de en frente esté abierta al público. En vista de que no íbamos a poder verla nos cogimos un ferry que en 8 minutos nos puso en otra isla en la que hay otra fortaleza que generalmente está abierta pero que es visitable a discrección del visitante y de quién sea que abra la puerta porque claramente no está preparada para el turismo. Como digo, tuvimos la suerte de que la puerta estuviese abierta y nos dimos un paseo por dentro. No diría que merezca la pena ir hasta aquí para verla, es una fortaleza del s. XVIII, que no están mal pero que no es visita obligada ni mucho menos, eso sí descubiros unos "obstáculos" muy majos para hacer la vida más difícil a posibles atacantes.

obstaculos

De vuelta a Vaxholm me compré un bollo de canela (el tercero de la visita) y nos volvimos a Estocolmo para dar un paseo por el barrio de Södermalm que se supone que es muy fashion y tal. El barrio es mono pero hay zonas bastante sosas que son perfectamnete obviables, tiene una calle muy alternativa chachi-guay y algunos sitios muy hipsters. En resumen, que mereció la pena y fue un paseo agradable. Para terminar cenamos en un sitio "de moda" más o menos que estaba bien y era menos caro que el de la primera noche, enmarcados por un cuadro de un señor con bigotes y un hobbit que se pregunatba dónde había ido a parar el resto de su cerveza.

GHIL7937_modified

Nos despedimos de Estocolmo con un paseo de vuelta al lago del primer día para hacer tiempo antes de tener que ir al aeropuerto.

Si bien no hemos sacado el máximo partido a la visita, el planteamiento era ir en plan relajado y sin objetivos fijos. Yo me doy por satisfecha, la ciudad me ha parecido bastante agradable, los museos de historia me han dejado un buen sabor de boca y he visto unas cuantas piedras rúnicas. Todo Bien.