The Dreaming Tree, C.J. Cherryh

ghilbrae

Buf! Hace ya un montón que no escribimos nada en el blog. Entre el verano en el que nos ha dado pereza o algo y luego la semana en USA y una vuelta un tanto compleja, hemos estado muy muy perezosos. Pero aquí estamos de vuelta con una reseña.

The Dreaming TreeEste libro ha estado esperando en mis estanterías al menos 9 años. En su momento lo compré porque acababa de leer algo de la autora que me había gustado y lo eché al montón de libros que estaba comprando en Amazon, ¿recordáis esa época en la que hacíamos pedidos enormes a Amazon USA porque aún no había llegado a España y no tenían lo que buscabas en UK (la prehistoria para algunos)? Decidí leerlo por fin por una razón tan apasionante como que es un libro de bolsillo que tiene el tamaño perfecto para caber en un bolso o mochila y no pesar mucho (460 páginas en la edición de Daw).

The Dreaming Tree es una duología compuesta por: The Dreamstone y The Tree of Swords and Jewels publicados en 1983 y reeditados en 1997.

Antes de empezar a leerlo me leí el resumen que aparece en el libro y durante muchas páginas me sentí muy confusa. El resumen no es erróneo pero es realmente el resumen de lo que ocurre una vez empezado el segundo libro de la duología. Mi consejo sería obviar completamente ese resumen y lanzarse al libro sin más. Si aún así alguien quiere hacerse una idea es mucho mejor el que aparece en la web de Daw.

La historia no es una fantasía medieval clásica, sino que se desarrollaría en la edad del hierro, en un período en el que el viejo mundo, aquel gobernado por los elfos de Faery ha desaparecido casi por completo pero que aún está presente en los relatos y en los bosques en cuyas lindes se asientan los humanos. Geográficamente se situaría en una región que podría identificarse como Gales. Hay una fantasía de los cuentos de hadas de esas regiones, de los peligros de los Fae y la incompresión de los Sidhe que transpira a lo largo de toda la narración pero impregnando cada página con la nostalgia y la desconfianza de unas eras que se han perdido en el tiempo para siempre.

The Dreaming Tree no es la historia de un personaje que se dispone a hacer algo o a salvar a alguien, sino la de las gentes que habitan una región y de sus contactos con este mundo en extinción y la última de los Sidhe que reside en este mundo. Por supuesto que hay un conflicto pero no es una gran lucha que explota y se decide en un momento, es una influencia que se va construyendo a lo largo de tres generaciones, a veces incluso provocada por aquellos que más querrían evitar que se produjera. Y como no es sólo una historia de los guerreros que tratan de evitar un gran mal, también tienen cabida las historias más pequeñas, las de las esposas o sirvientes que les rodean, las de los niños y los seres de menor importancia que también juegan su papel. No quiero contar la trama aquí, creo que la mejor forma de leerlo es acercándose a él sin ideas preconcebidas.

Por supuesto que no es perfecto y mi mayor problema sería que hay ciertos elementos un tanto confusos al final y ciertos detalles que aparecen de repente y que no habían estado presentes antes de los capítulos finales en ningún momento. Es posible que haya algunos indicios durante todo el libro pero no estoy muy segura de ello y, de ser así, son tan sutiles que no sé si estoy viendo ahora más de lo que son o no.

El tempo de la narración es generalmente pausado, no es una novela de acción trepidante y, sin embargo, al leer la última página y mirar atrás se puede contemplar la extensión del tiempo que ha transcurrido dentro de la historia y todas las cosas que han sucedido. En gran medida creo que la forma un tanto arcaica en la que está escrito ayuda aún más a crear la sensación de pasado que destila. Hay un comentario con el que estoy de acuerdo y en desacuerdo a la vez:

“A beautifully told tale reminiscent of Dunsany.”

Publishers Weekly

Lord Dunsany es uno de mis autores preferidos, sus obras y en especial sus relatos tienen una cualidad onírica y maravillosa capaz de transmitirme una fantasía verdaderamente de otro mundo. Por un lado no creo que este cuento sea demasiado reminiscente de los de Dunsany, salvo quizá The King of Elfland’s Daughter, porque en mi opinión le falta el matiz onírico que transmite él. Sin embargo, en el lenguaje que emplea y la forma en la que está escrito puede parecerse en ciertos momentos y el poder que posee para evocar un mundo ajeno y feérico sí que podrían asociarse a este autor.

¿Recomendaría este libro? Sí pero con reservas. No lo recomendaría a un lector de fantasía sin más. Es un libro pausado y sutil, es una fantasía de gran magia y de pequeña magia, de colinas protegidas por duendes y humanos tocados por los Sidhe. No es una historia épica de grandes hazañas y aventuras. Es tranquilo, maravilloso y arcaico, quizá más en la línea de obras como The Forgotten Beasts of Eald de Patricia McKillip (de la que creo que sólo se ha publicado en español The Riddle-Master Trilogy como Juego de Enigmas). Por lo que he visto The Dreaming Tree nunca ha sido publicado en español, aunque hay unos cuantos libros de C.J. Cherryh que sí se han publicado en España.