Día 9. Tu mayor pifia alrededor de los juegos de rol

Picard-no-facepalm

¡Qué bajón! Si ayer todo era maravillo hoy toca hablar de lo malo.

Pues no recuerdo haber metido la pata de una forma horrible en todos estos años de rolera pero podría considerar como una pifia o un fracaso algunas de las cosas que no he hecho.

Como afición los juegos de rol han sido generalmente una fuente de buenas experiencias y diversión pero ha habido algunas notas oscuras en estos años, detalles que como jugadora a veces me hacen sentir incómoda. Me refiero a los jugadores poco hábiles o con poco tacto a la hora de tratar con jugadoras o con personajes femeninos, ya sean propios o de otros jugadores en la mesa. Hay actitudes o comentarios que están fuera de lugar. No quiero decir que estas personas lo hagan necesariamente con mala intención, todos somos hijos de la sociedad en la que hemos crecido y darte cuenta de que ciertas cosas pueden resultar poco adecuadas o directamente ofensivas puede no ser evidente. Desde los personajes ninfómanos, a los atuendos absurdos, hasta los machacantes comentarios de si sabes lo que es un juego de rol cuando llevas jugando desde antes de que el que te lo pregunta supiera leer (y aquí estoy siendo suave o ¿puede que me estén echando un piropo diciéndome que parezco más joven de lo que soy?). A veces se te quitan las ganillas de jugar, especialmente de asistir a partidas con desconocidos.

Lo que considero una pifia mia es no ser más vocal con el tema, no decirle educadamente a la persona que encuentro su comentario o su actitud condescendiente u ofensiva y, que no es culpa mia sentirme así, que no soy muy sensible ni nada por estilo, que quiero disfrutar de nuestro hobby sin tener que preocuparme de escuchar tonterías, que para eso ya tengo al ministro de justicia…