Consejos para viajar a Corea del Sur

Ya de vuelta en Madrid y tras dos semanas completas en Corea del Sur, aprovecho el jetlag que me ha hecho levantarme a las 6.30h para escribir mi lista de 10+1 consejos para personas que estén pensado en viajar a Corea del Sur.

Cada viajero tiene un estilo propio y da los consejos en parte basado en él. A Angela y a mí nos gustan los viajes culturales con un buen pedazo de naturaleza, en donde combinamos aspectos muy urbanos como el de "patear" (apenas bici) con el de rutillas sencillas en zonas de naturaleza relativamente aisladas. También nos gusta ir a comer donde van los locales, interactuar con ellos y en general usar el transporte público que usan ellos. Finalmente, para alojarnos preferimos sitios tipo bed & breakfast (limpios), AirBnB (siempre con "bicho" o dueño viviendo) y algún hotel bien situado. Nuestro presupuesto diario es el de una pareja viviendo en Madrid y nuestro "ir de compras", si llega a ocurrir, es del tipo "vamos a esta zona que puede que haya botas y cazadoras chulas" o "en este callejón hay tres tiendas de comics", por ejemplo.

Con este modelo (por decir algo) mi lista de consejos para viajar a Corea del Sur es la siguiente:

Consejo nº1: gestiona bien tus expectativas sobre el tipo de país que es Corea del Sur

Gente que ha ido a Japón (nosotros tres veces) o a China (nosotros aún no porque mi viaje a Shanghai no creo que cuente) puede pensar que Corea del Sur es como uno de ellos o una mezcla de ambos. No, Corea del Sur es "su propia cosa". Naturalmente, hay aspectos que nos recuerdan a Japón y otros que intuímos semejantes a China, pero Corea del Sur se asegura de que esos registros no acaben nunca de cuadrar. Cuanto antes hagas "reset" en tu viaje, antes dejarás de estar pensando "pero no esto no me cuadra" y pasarás directamente a experimentar Corea del Sur.

Consejo nº2: es un país pequeño pero engaña, cuidado con las distancias

Corea del Sur tiene una extensión de unos 100.000km2, un quinto de la superficie española, parecida a la de la superficie de Castilla y León. Esto podría llevarte al error de pensar que todo está a tiro de piedra pero esto es falso. Corea del Sur es muy montañosa, más que España, que ya lo es. El 70% de Corea del Sur es montañoso (incluimos colinas también) y se nota tanto en los transportes entre ciudades como dentro y alrededor de ellas. Básicamente, se tarda en moverse por el país. Si yo te dijera que de León a Ávila tardas dos horas y media en el AVE me dirías ¿estás loco? pero es exactamente lo que sucede entre Seúl y Busan, las dos principales ciudades de Corea del Sur. Muchos consideran los autobuses interurbanos como la mejor forma de moverse por el país por su mayor capilaridad respecto al tren y estamos de acuerdo salvo que exista tren de alta velocidad.

Para moverse por las ciudades es muy importante el metro y el autobús, sobre todo este último. En las guías (como la Lonely Planet de Corea del Sur, que nos ha decepcionado) se hace referencia constantemente al metro para todo y se ignora al autobús. Con una guía que se revisa y reedita cada dos o tres años, tiene poco sentido insistir solo en el metro y obligar a compensar a pata distancias innecesarias.

Consejo nº3: usa el autobús y usa Kakao en lugar de Google Maps

Relacionado con el anterior consejo. El autobús urbano es clave para llegar casi a cualquier sitio en las ciudades o pueblos en Corea del Sur. El metro es más "sencillo" pero resuelve la mitad de las necesidades, el autobús se encarga de resolver la otra mitad. Necesitas dos cosas para salir airoso, la app Kakao y una tarjeta T-Money recargable para ir pagando los viajes.

2018_0907_08113300
Hazte a la idea de que el bus es una buena forma de moverte. Eso sí, agárrate fuerte o siéntate rápido porque los conductores son inmisericordes

La app Kakao es una app móvil (no tiene equivalente desktop) que es muy similar a Google Maps pero tiene una ventaja, tiene acceso a la información de transporte público con muchísima más calidad que Google Maps y también cuenta con otra ventaja, te puede dar navegación a pie y en coche, algo que Google Maps no puede hacer porque no ha llegado a un acuerdo con Corea del Sur por temas de seguridad nacional (recordemos el conflicto con Corea del Norte). Aún así, ten siempre Google Maps a mano porque los nombres de las cosas en su versión alfabeto latino no siempre aparecen en Kakao. Más de una vez hemos usado Google Maps para encontrar la ubicación de un sitio para luego ir a Kakao para preguntarle como ir a esas coordenadas.

kakaoejemplo
Aspecto de la aplicación móvil Kakao para ir de un hotel en Busan a un paseo costero senderista

En cuanto a la tarjeta T-Money, es básico disponer de ella. Es tu tarjeta de transporte recargable y te sirve para casi toda Corea del Sur (metro y bus). Calcula que cada viaje, redondeando, te puede salir por 1€.

Consejo nº4: adquiere una tarjeta SIM coreana con datos

Parece básico pero no está de más. El coste de roaming podría matarte así que gástate unos 30€ en una tarjeta SIM de solo datos (ilimitados) y olvídate de estar buscando wifi cuando más lo necesites. En general hay buena cobertura. Estas tarjetas se pueden conseguir en los aeropuertos y no hace falta devolverlas.

Esto no quiere decir que no haya wifi gratuito en Corea del Sur. Es claramente el sitio con mayor cobertura wifi abierta que hemos visitado. Pero depender de una wifi abierta para consultar Kakao o responder a un correo de reserva de hotel no mola.

Consejo nº5: lleva siempre agua mineral contigo y evita beber agua del grifo

Esto ha sido un descubrimiento por las malas. El agua de Corea del Sur se puede beber, claro que sí, pero hay purificadores de agua en muchos sitios
y la gente tiende a beber agua mineral o de estos purificadores. A mí me alucina porque en Corea del Sur problema de agua no tienen pero aprendí por las malas cuando mi aparato digestivo estuvo varios días dándo "guerra" y eso que suelo ser inmune.

Además, especialmente si vas de mayo a septiembre, es bueno llevar una botella de agua porque el calor húmedo en Corea del Sur te puede dar sed más a menudo de lo que creerías. En las rutas por la naturaleza, llevamos mucha agua y nunca nos sobró.

Consejo nº6: cuidado con la comida picante

La comida en Corea del Sur no tiene por qué ser picante y podrías pasarte días sin probar nada picante (quitando el omnipresente kimchi o col picante) pero para lograrlo tienes que estar pendiente y preguntar a menudo. Yo no diría que la comida está muy picante pero muchas cosas están picantes y el picante se puede acumular a base de un plato principal por aquí, unos platos de acompañamiento por allá. Incluso si te gusta la comida picante, como es mi caso, es fácil acabar hartándote si no tienes algo de disciplina.

2018_0901_05234000-1
En Corea del Sur es muy habitual que haya muchos platitos de acompañamiento, muchos llevan algo de picante

Consejo nº7: Seúl es gigante, mucho cuidado

En el área metropolitana de Seúl viven 25 millones de personas, la mitad de todo el país. Incluso en el ¿centro? viven millones y millones. No es una ciudad para "pateártela", te cansarás y no habrás visto nada. A nosotros nos costó darnos cuenta de que es una ciudad trampa. Primero, porque los tiempos entre los lugares pueden superar la hora sin problema y, segundo, porque no hay una zona "casco viejo" donde se amontonen cosas para ver. Esto hace que tengas que planificar un poco mejor cada día en Seúl uniendo bien los lugares con el transporte público para no pasarte el día en el metro o en el autobús.

GHIL8910_b
Vistas desde la torre de Seúl, y eso es solo una fracción

También es importante comentar que Seúl al norte del río y Seúl al sur del río son ambos muy interesantes y conviene visitar ambas partes. En el norte está la parte más caótica (y sucia) y tiene más densidad de complejos palaciegos tradicionales pero en el sur están los barrios más "pijos", con avenidas enormes y rascacielos por todos lados.

Consejo nº8: No planifiques todo el viaje con antelación

Esto va en gustos. Hay gente que prefiere tener todo bien atado y otros que van a la aventura de la improvisación. Nosotros estamos en un intermedio. Solemos tener cerrados los dos o tres primeros días, una idea general de los lugares que queremos visitar y para qué día estaremos en la ciudad de la que sale el avión de vuelta (que casi siempre es la misma ciudad del principio). Reservamos tiempo de calidad, ya sea el día anterior o incluso dos días antes de salir de un lugar, para decidir el próximo destino. ¿Por qué aconsejamos hacer esto que parece más de estilo viajero de cada cual? Por el clima en Corea del Sur. Al ser un país tan pequeño y tan montañoso, un mismo clima puede afectar de golpe a casi todo el país. Esto es especialmente cierto en la temporada de tifones. Siempre suele haber una zona del país que se libra de ese clima (bueno o malo, puedes querer lluvia) y dado que el país es pequeño, te puedes plantear moverte allí.

Es decir, por las particularidades climatológicas de Corea del Sur, te puede interesar tener la libertad de decidir tu siguiente destino consultando la previsión meteorológica. Nosotros usamos sobre todo https://ventusky.com que es bastante técnico pero nos encaja perfectamente. Para Corea del Sur el modelo global que usamos es el GFS americano.

Consejo nº9: considera las rutas senderistas como parte del viaje

Si no te gusta nada el senderismo, es posible que no disfrutes Corea del Sur del todo. Los planes urbanos existen pero se te pueden hacer repetitivos al cabo de un tiempo. Las ciudades de Corea del Sur son, en términos generales, feas y sin personalidad, algo que en parte (pero solo en parte) se explica por el hecho de que Corea del Sur quedó arrasada tras la ocupación japonesa en la Segunda Guerra Mundial y su guerra de Corea del 50 al 53. Tan solo algunas zonas de Seúl nos han llamado la atención. Esto hace que el aspecto montañoso de Corea del Sur juegue un importante papel y más teniendo en cuenta que hay bosques o colinas casi "urbanos" en donde escaparte del asfalto sin tener que irte muy lejos. Puedes coger el metro o el autobús y plantarte casi a la entrada de un templito que da acceso a una ruta de tres horas en las que estás como "escondido" de la urbe.

2018_0902_03550500-2
La ruta de esta foto dura menos de 2h en total y es muy accesible, es en el parque nacional de Seoraksan

Muchas guías comentan estas rutas muy de pasada y dedican mucho tiempo a hablarte de la ciudad, de sitios para comer o hacer compras, pero a mi juicio es clave abrazar el senderismo. Nosotros apenas hacemos rutillas en Madrid pero aquí las hemos hecho y disfrutado mucho a pesar de algunas cuestas...

Consejo nº10: trae contigo algunos regalitos

Hay costumbre en Corea del Sur de intercambiar regalos como agradecimiento por algo. De un extranjero no se le espera, claro, pero es una buena idea traer de tu país un conjunto de pequeños detalles por si detectas una situación en donde querrías ser especialmente agradecido con alguien. Uno que sabemos que encaja son turrones españoles. Nos hicimos con unas cinco tabletas de 80 gramos en una tienda de turrones de Madrid y llegamos a entrgar cuatro de ellas a cuatro personas diferentes durante el viaje. La ceremonia es simple pero importante. Se entrega con las dos manos al tiempo que se dice que es una minucia y se agradece lo que en ese momento aplique (una ayuda especialmente valiosa, una anfitriona magnífica, etc). La costumbre coreana dicta que el que recibe el detalle ni lo mira con atención ni por supuesto lo comenta o lo abre. Puede sorprendernos pero es así, el regalo se recibe y se deja a un lado. Yo me obsesioné con que era muy importante la presentación y llegué a querer comprar unas cajitas y unos lazos pero luego me di cuenta de que ya estaba haciendo más que suficiente. El porqué de los turrones es porque les gusta y son golosos y siendo un turrón español pues le parecerá mucho más curioso.

Esto no habría ni que decirlo pero, por lo que más quieras, aprende a decir "gracias" en coreano. En caracteres latinos se escribe "gomabseubnida" pero para pronunciarlo te sugiero que lo digas así "komapsumidá" alargando la última a, como si dijeras "graciaaaas". Y dilo siempre, al comprar un bollo, al salir de una restaurante, en todas las ocasiones en las que lo dirías en España. Es educación y respeto básicos.

Consejo bonus: aprende el alfabeto Hangul

En 1446 el rey Sejong el Grande, de la dinastía Joseon, promulgó el alfabeto Hangul para facilitar el acceso a la lectura y escritura del pueblo llano, que no tenía medios para aprender la escritura china.

Se trata de un alfabeto que por cómo se usa (por bloques silábicos) se considera por algunos también silabario. La pronunciación es directa y sus 19 consonantes y 21 vocales se reducen en el día a día a poco más de diez consonantes y media docena de vocales. Está pensado para aprenderse en un solo día y cualquier persona puede dominarlo. Aunque muchos letreros están en caracteres latinos, a veces viene bien poder leer otras cosas sin traducir y saber a qué se pueden referir.

Yo no hice los deberes antes de ir a Corea y luego fui aprendiendo sobre la marcha pero creo que hubiera sido mejor haberlo resuelto antes del viaje (durante el vuelo, por ejemplo).

Dos lecturas recomendadas

Hay dos lecturas que a nosotros nos sirvieron para descodificar muchos aspectos de nuestro viaje. Uno es el magnífico libro de Daniel Tudor "Korea: The impossible country", una publicación reciente de un corresponsal extranjero que explica las claves del país en diferentes capítulos temáticos y que nos recordó a "Japanese Mind".
El otro es el periódico online The Korean Times de espectro político centro-izquierda pero, sobre todo, muy útil para identificar los temas de relevancia política y social del momento.

El libro se puede llevar leído pero yo recomendaría leerlo mientras se viaja por Corea y The Korean Times puede ser una lectura día sí, día no también durante el viaje.

Y con esto termino mi lista de consejos, hay muchas cosas más, pero hay que seleccionar lo más destacado o no acabaríamos nunca.